• 371

    Enhorabuena, ¡has dado el primer paso! ¿Empezamos?

Psicoterapia

 

Cuando las capacidades de afrontamiento personales sean insuficientes para enfrentar el aquí y ahora, será el momento de acudir a psicoterapia

¿En qué consiste la psicoterapia?

La psicoterapia es un tratamiento de naturaleza psicológica que promueve, a través del diálogo y la comunicación paciente-terapeuta, el cambio personal en la manera de afrontar la vida así como modificaciones en el comportamiento, en el pensamiento, adaptación al entorno, salud mental y, en consecuencia, bienestar psíquico.

A partir de las manifestaciones clínicas que presenta el paciente y que implican sufrimiento y malestar, se establecen las necesidades del mismo y se inicia un proceso de evaluación, valoración, evolución y cambio que finaliza con la consecución de los objetivos planteados entre la díada paciente-terapeuta, siendo el termómetro de la evolución del paciente su estado de ánimo.

Cualidades necesarias de toda psicoterapia

  1. El contacto directo y personal paciente-terapeuta.
  2. La calidad de la relación terapéutica. Se trata de una relación de ayuda y confiabilidad destinada a generar cambios en el paciente desde un plano afectivo pero con la distancia emocional necesaria que permita el desarrollo eficaz de la terapia.

Psicoterapia integradora

Existen diversas escuelas dentro de la Psicología que apuestan por orientaciones con marcadas diferencias cuyo fin último es el bienestar y el equilibrio personal. Por este motivo una visión integradora de las ciencias del comportamiento humano nos permite abarcar un amplio rango de teorías, técnicas y conocimientos en pro de encontrar soluciones adaptadas para cada caso.

Objetivos de la psicoterapia

  • Generar un marco de escucha activa que permita al paciente expresarse en un ambiente controlado donde se recogen y se cuidan sus emociones.
  • Aprender a poner palabras al dolor, a expresar la afectividad tal y como se vivencia, generando herramientas personales de comunicación y comprensión.
  • Desarrollar estrategias para poder redefinir preocupaciones que el paciente vivencia como irresolubles, tornándolas en problemas con alternativas de solución.
  • Consecución de cambios y objetivos terapéuticos cuya prioridad y ritmo marca el paciente con el paso del tiempo y que repercuten directamente en su calidad de vida y vínculos relacionales.
  • Establecimiento de una tendencia hacia la solución de problemas y toma de decisiones que otorgue al paciente el rol de protagonista de su propia vida.
  • Superación de conflictos personales pasados y presentes, elaboración de contenidos con alta carga emocional y aceptación de los hechos.
  • Mejora en la adaptación del paciente a todas las áreas de su vida, a saber: personal, familiar, relacional, social y laboral.
  • Establecimiento de un estado psíquico equilibrado en sus emociones que permita la valoración e interpretación de sus vivencias y circunstancias desde una óptica constructiva, activa y resolutiva.

¿CUÁNDO ACUDIR A PSICOTERAPIA?

En general la pauta para la búsqueda de un psicoterapeuta será: “cuando las capacidades de afrontamiento personales sean insuficientes para enfrentar el aquí y ahora”.

 

Sin embargo, los motivos son tan diversos que limitarnos a los problemas clínicos y cuadros diagnósticos reconocidos por la comunidad médica, sería ignorar las necesidades humanas de los pacientes.  En la práctica clínica se solicita psicoterapia  cuando las personas sienten que no avanzan en sus vidas, que sus relaciones personales fracasan, que su estado de ánimo se altera ante las mínimas dificultades,  que su felicidad está en entredicho muy a menudo, cuando presentan alteraciones clínicas concretas que impiden una sana adaptación a su entorno, cuando la vida les supera y las ilusiones y motivaciones se quedaron por el camino, cuando sienten que algo no funciona en sus vidas…ese es el momento.

 

El momento lo suelen determinar los síntomas que irrumpen en el día a día y que generan malestar, independientemente del agente causante, el dolor emocional será el que de la señal de alerta y la capacidad de pedir ayuda externa la que impulse a la acción y al cambio.